La campaña “No plàstic” se acerca a la eliminación de un millón de botellas al año

El sector portuario valenciano tiene entre sus propósitos para 2020 acabar totalmente con el plástico.

Valencia, 8 de enero de 2020.- La veintena de grandes empresas, instituciones y asociaciones que han suscrito el proyecto “No plàstic”, han hecho un primer balance altamente positivo de los resultados. En 2019, según los datos facilitados por las propias empresas, se ha conseguido una reducción de entre el 50 y el 100% del plástico en el día a día de casi todos los participantes. No conformes con ese significativo logro, la comunidad portuaria de Valencia ha fijado de forma mayoritaria el objetivo de alcanzar la eliminación total del plástico en este año recién estrenado.
La campaña “No plàstic”, promovida por el Centro Portuario de Empleo de Valencia, Ecoport Autoridad Portuaria de Valencia y Aportem – Puerto Solidario Valencia, ha sido pionera en los puertos españoles en la lucha contra el plástico. La preocupación por el medioambiente en general y por el mar en particular, llevó a principios de 2019 a activar este proyecto, por el que las empresas adquirieron un triple compromiso. Además de acelerar la lucha contra el uso de plástico, se trataba de que las empresas pudieran intercambiar información sobre los métodos que cada cual utilizaba para alcanzar ese objetivo, y de que se cuantificaran los avances conseguidos.
Así, a lo largo del pasado año se han realizado dos intercambios de datos entre los participantes. El último se llevó a cabo en el pasado mes de diciembre, con unos resultados realmente esperanzadores. El objetivo mayoritariamente asumido por las empresas e instituciones ha sido avanzar del 50% de reducción conseguido ya en 2019 a un logro de reducción de uso de plástico que en la mayoría de las empresas es de entre el 90 y el 100%.

Medidas “No plàstic”

Mesas de reuniones con jarras y vasos de cristal, máquinas de café o de agua que ya no usan plástico, logísticos con su propia botella de metal o su propia taza reutilizable, o la proliferación de cubos específicos para reciclar el plástico, son algunas de las iniciativas que han arraigado en las empresas. En el horizonte se mantiene el objetivo de reducir, este año, hasta un millón de botellas de plástico.