Aurelio Martínez expone ante el Parlamento Europeo la adecuación de la nueva terminal al marco legislativo medioambiental

El presidente de la Autoridad Portuaria de Valencia, Aurelio Martínez, ha intervenido en la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo para explicar el cumplimiento de la legislación ambiental del proyecto

La nueva terminal de contenedores no incurre en ninguna infracción de la Ley de Evaluación Ambiental

València, 01 de septiembre de 2021.- El presidente del Autoridad Portuaria de Valencia (APV), Aurelio Martínez, ha defendido hoy ante la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo el cumplimiento del marco legislativo nacional y europeo en materia medioambiental del proyecto para desarrollo de la terminal de contenedores en la ampliación Norte del Puerto de València.

En la misma línea que ha expuesto en anteriores ocasiones ante colectivos empresariales, académicos y sociales de València, el presidente ha analizado la evolución del proyecto desde que se inició en 2006 y las implicaciones que la modificación de este – siempre en aguas interiores del puerto – pudo tener en materia medioambiental. “Los técnicos de la Autoridad Portuaria han estudiado si la modificación del proyecto original, planteada para adaptarse a los cambios ocurridos en el sector marítimo, podría suponer alguna infracción en los apartados del artículo 7 de la Ley de Evaluación Ambiental (LEA) que requiriese nueva Declaración de Impacto Ambiental (DIA), llegando a la conclusión de que la DIA de 2007 se encuentra vigente y no es necesaria una nueva evaluación, tal y como ratificó posteriormente Puertos del Estado”, explica el presidente de Valenciaport.

Aurelio Martínez – en una intervención telemática desde la sede de la APV, en Valencia, que ha durado 5′ 05″  – ha aclarado que el proyecto tampoco incurre en los supuestos del artículo 7.2. c) de la LEA, referidos a los proyectos que cuentan con una DIA en vigor, y entre los que se contemplan el incremento significativo de emisiones a la atmosfera, de vertidos a los cauces públicos o al litoral, de generación de residuos y de utilización de recursos naturales, o la afección a Espacios Protegidos de la Red Natura 2000 o al patrimonio cultural. “Con el cumplimiento de estos supuestos no es necesario proceder a una declaración ambiental simplificada de la modificación del proyecto. Como es lógico, la APV está incorporando todas las observaciones en materia técnico-ambiental que acrediten el cumplimiento normativo”, concluyó Martínez.

En este sentido, entre 2008 y 2017 se han realizado informes trimestrales dentro del Plan de Vigilancia aprobado en la DIA. Unos informes (10.000 folios) que se han estado remitiendo a Costas y al Ministerio de Medio Ambiente, sin que se haya realizado ninguna objeción o puntualización sobre los mismos.

La APV encargó la realización de estos informes a la Cátedra de Puertos y Costas de la Universitat Politècnica de Valencia (UPV) y sus trabajos emitieron las siguientes conclusiones:

  1. La playa Norte del Puerto de Valencia está evolucionando como era de esperar con la presencia de las obras de abrigo; la playa bascula hacia el puerto con avances en el Cabanyal; el efecto de las obras se hace patente desde abril de 2009, pero no se observan efectos no esperados ni que puedan significar un riesgo para la estabilidad de las playas al norte del Puerto de València.
  1. Las playas al Sur no indican ningún efecto debido a las obras de ampliación, por tanto, no hay consecuencias sobre las playas al sur del Puerto de València que signifiquen un riesgo para la evolución que viene experimentando desde años anteriores al inicio y finalización de las obras de ampliación.

Aurelio Martínez también ha recordado en su intervención telemática que la ampliación norte del Puerto de València, concluida e inaugurada en abril de 2012, obtuvo una financiación de fondos europeos de 74 millones de euros, lo que evidencia que el proyecto es relevancia estratégica, no sólo para la Comunitat Valenciana y España, sino también para la Unión Europea.

Sostenibilidad y empleo de la nueva terminal

La terminal de contenedores proyectada para las aguas interiores de la ampliación norte del Puerto de València es un claro ejemplo de infraestructura que compatibiliza sostenibilidad y crecimiento. Por un lado, la nueva terminal va a ser la más avanzada medioambientalmente del mundo y, por otro lado, va a contribuir a generar empleo y riqueza en la Comunidad Valenciana y España. Esta infraestructura reforzará la posición de Valenciaport en el Mediterráneo y su labor de empresa tractor al servicio de la actividad económica española.

“En materia medioambiental – explicó Martínez – la nueva terminal de contenedores será un espacio sin humos, ya que minimizará la emisión de CO2 mediante el suministro eléctrico a grúas y máquinas de patio, y a buques portacontenedores. En el proyecto presentado por TIL/MSC a Valenciaport se contempla la electrificación del 98% de los componentes motrices e instalaciones de la terminal; y además, la electricidad procederá en un 100% de fuentes renovables, lo que a su vez implicará una reducción del 98% en las emisiones de CO2”.

En esta línea, la elevada automatización de los equipos y operaciones, el uso de sistemas avanzados de predicción de tráficos, el diseño de los edificios con criterios de eficiencia energética, y el sistema de iluminación externa con luminarias tipo LED permitirán minimizar el consumo energético. Un proyecto que se enmarca en el objetivo de «Valenciaport 2030, Cero Emisiones» que se sustenta en acciones que pasan por la apuesta decidida y firme por la implementación de energías renovables con inversiones en energía eólica y fotovoltaica, la construcción de una nueva subestación eléctrica que permita la conexión a la red de los barcos atracados en puerto, la implantación de proyectos con hidrógeno en instalaciones y maquinarias portuarias o los planes para el abastecimiento de GNL a buques.