El VCFI es el índice creado por la Autoridad Portuaria de Valencia para reflejar la evolución de las tarifas del mercado de exportación de contenedores llenos por vía marítima desde Valenciaport. El VCFI responde a las siglas en inglés de Valencia Containerised Freight Index. Este índice servirá a los cargadores como herramienta para prever la evolución de los fletes con sus mercados de interés, lo que supone un elemento determinante del coste de sus operaciones de exportación. Por otro lado, también será útil para los operadores que ofertan dichos servicios, al constituir un elemento de benchmarking de la evolución de los fletes en el mercado y los suyos propios.

VCFI General

El Valencia Container Freight Index (VCFI) vuelve a la senda de la moderación en el mes de febrero al contraerse un 0,89% respecto al mes anterior, alcanzando los 1.146,12 puntos, casi cien puntos por encima del nivel de febrero de 2019 Frente a este dato que muestra la evolución para el global de los tráficos, cuando se realiza el análisis pormenorizado de cada área se observa un comportamiento dispar entre ellas. Este hecho muestra cierta inestabilidad regional desde octubre en cuanto a la volatilidad de la serie, ya que muy pocas áreas encadenan más de 2 meses consecutivos una tendencia clara.

El comportamiento de los fletes del mes de febrero ha quedado determinado por diferentes factores exógenos que han influido en gran medida sobre el resultado final. Como todos los años, el ritmo habitual del comercio internacional se ve interrumpido en en el principio del año por la celebración del año nuevo chino, periodo durante el cual se produce un aumento en la flota ociosa y los blank sailings debido a la ralentización de la actividad en China. Si bien esto tiene consecuencias globales sobre el mercado del transporte marítimo, desde inicios del 2020 este efecto se ha intensificado a causa de la aparición del coronavirus en China. En un contexto mundial donde la fragmentación de las cadenas de valor y producción es muy elevada y, dado el peso de China como proveedor de insumos, componentes y materias primas para la producción a terceros países de todo el mundo, la demanda mundial y el crecimiento económico se han visto resentidos, tal y como apuntan los principales organismos internacionales. Además, a esto es necesario sumar el incremento de la flota ociosa provocado por los buques destinados a la instalación de scrubber. Todo esto ha generado un incremento en la flota ociosa que ha pasado de representar el 6,2% sobre el total de flota activa el 3 de febrero (un nivel ya de por sí muy elevado) hasta alcanzar el 8,8% el 17 de febrero, superando los 2 millones de TEUs.

Así, estos factores sumados a la menor actividad en China han provocado que el precio del petróleo en el mes de febrero se contraiga un 14,77% respecto al mes anterior hasta situarse en los 55,49 dólares el barril. La misma tendencia ha sufrido el precio del bunkering en los principales puertos del mundo, donde desde mediados del mes de enero ha iniciado una reducción en el precio del combustible con bajo contenido en azufre, así como en los convencionales.

Así, pese a que estos factores empujan a la baja los fletes, no hay que olvidar que las navieras se enfrentan a un escenario de mayores costes operativos debido a la entrada en vigor de la normativa IMO 2020 que, de forma obvia, tiene consecuencia en los precios del transporte. Por ello, cuando se analiza la evolución de los fletes del transporte marítimo por áreas, se pueden distinguir dos grupos bien diferenciados.

Por un lado, se encuentran aquellas que han experimentado un aumento en los fletes de exportación desde Valenciaport, como por ejemplo África Costa Oriental (4,07%) y en menor medida en África Costa Occidental (2,01%), Centroamérica y Caribe (1,89%), Latinoamérica Pacifica (2,71%), Latinoamérica Atlántica (2,28%) y Estados Unidos y Canadá (1,46%).

Por otro lado, aquellas áreas que se han mantenido constantes (Europa Atlántica y Países Bálticos) y las que han contraído con gran intensidad los fletes de exportación, como son Subcontinente Indio (11,56%), Oriente Medio (8,94%) y Lejano Oriente (7,76%). En este sentido, el comportamiento de los fletes en los meses precedentes parece ejercer una fuerte influencia sobre los actuales, como en el caso de las dos primeras áreas. Así, tanto el Sub. Indio como Oriente Medio habían encadenado desde noviembre un crecimiento continuado en sus niveles de fletes, sufriendo por tanto en febrero una fuerte contracción. Además, la reducción en los fletes también puede verse afectada por una demanda mundial débil, especialmente en la ruta comercial Asia-Mediterráneo, donde se ubican estás dos áreas.

VCFI Mediterraneo Occidental

Por lo que respecta al Mediterráneo Occidental, tras la fuerte subida en los fletes del mes de enero, en el mes de febrero vuelven a moderarse y se reducen un 0,57%, situándose el índice en un valor de 1.077 puntos, que, de mantenerse en el tiempo, podría ser un incentivo para la demanda hacia estos destinos, clave para la Comunidad Valenciana, como Marruecos, que en 2019 se convirtió en el octavo destino de las exportaciones valencianas.

VCFI Lejano Oriente

En cuanto a Lejano Oriente, desde el fuerte crecimiento experimentado en el mes de noviembre (60,78%), los fletes han seguido un comportamiento tendente a la moderación en un contexto de paliar los posibles efectos negativos sobre la demanda que, tras el Año Nuevo Chino y el estallido del coronavirus en China y su posterior expansión por otros países asiáticos, se ha visto muy resentida.