El “modelo Valenciaport” de integración puerto-ciudad despierta interés en el País Vasco

El director general de Ordenación del Territorio de Gipuzkoa visita la zona de actuación del barrio de Natzaret.

El modelo de integración puerto-ciudad impulsado por la Autoridad Portuaria de Valencia (APV), en colaboración con la Generalitat y los ayuntamientos de València, Sagunto y Gandia sigue despertando interés en otras administraciones públicas españolas y europeas. En esta ocasión ha sido en el País Vasco. Ayer, el director general de Ordenación del Territorio de Gipuzkoa, Miguel Ángel Crespo visitó el puerto de València para conocer detalles y ejemplos de colaboración derivados de los Comités Asesores de los puertos de Valencia, Sagunto y Gandía, creados en 2015. Unos organismos presididos por los alcaldes de cada una de estas ciudades e integrados en la Comisión Delegada del Consejo para el Impulso de la Integración Territorial con el objetivo de favorecer, eficazmente, la resolución de  las cuestiones que cada ciudad.

En Valencia, Miguel Ángel Crespo pudo atender las explicaciones del secretario autonómico de Vivienda, Obras Públicas y Vertebración del Territorio, Josep Vicent Boira; del subdirector de la APV, Manuel Guerra y del director de la Fundación Valenciaport, Vicente del Río; en su visita a la sede de la Autoridad Portuaria.

Posteriormente, mostraron al representante del gobierno foral guipuzcoano la superficie  donde se ejecutará una serie de acciones especiales para uso ciudadano en el terreno portuario que linda con el barrio de Natzaret. Un plan que surge de un convenio firmado entre el Ayuntamiento de Valencia y la Autoridad Portuaria de Valencia que permitirá transformar la frontera litoral de València en la zona sur, creando el que supondrá el tercer espacio verde de la ciudad, con más de 195.600 m2.

Josep Vicent Boira – consejero también de la APV – expuso el procedimiento de trabajo que la Generalitat, el Ayuntamiento de València y la Autoridad Portuaria están llevando a cabo en el ‘Comité de Integración Puerto-Ciudad’ que, según el secretario autonómico, “actúa como mecanismo de resolución de conflictos en el límite urbano de contacto entre el puerto y los barrios de la ciudad”.  “Se ha convertido en un referente para otras ciudades españolas y europeas que ya se han interesado, como Guipúzcoa, por nuestro trabajo”, destacó Boira.

Para el secretario autonómico la cooperación entre administraciones públicas “es el mejor método para resolver los problemas, ya que la ciudadanía necesita que solucionemos sus necesidades, y para ello es fundamental la eficiencia y la colaboración constante entre las administraciones”.

Así se entendería cómo el gran éxito del Comité Asesor del Port de València para la mejora de la integración del puerto y la ciudad, ha sido “buscar soluciones locales con un visión estratégica, ya que para resolver problemas globales, que afectan a distintos espacios y usos, hace falta una perspectiva estratégica de conjunto”.

Durante la visita por las instalaciones y por los terrenos de la Autoridad Portuaria donde se llevará a cabo la actuación sobre el barrio de Natzaret, Boira destacó que se trata de un ejemplo de éxito de la integración puerto-ciudad, el Parque de desembocadura, que supone la separación del barrio de Nazaret de los ruidos y polución del puerto; así como la futura zona deportiva en suelo portuario que “ayudará a la regeneración urbana y social del barrio”.

En opinión del secretario autonómico, “la cooperación de la Generalitat, el Ayuntamiento de València y el puerto a través del Comité de Integración Puerto-Ciudad ha sido la clave de la correcta integración del puerto y la ciudad que conlleva la regeneración urbana de Nazaret”.

A preguntas de los periodistas, Josep Vicent Boira anunció que la redacción del proyecto de la Linea 10 de Metrovalencia, cuyo segundo tramo unirá la calle Alicante con Nazaret, está en proceso de licitación y ya se han abierto los sobres técnicos y las plicas económicas, por lo que siguiendo los plazos establecidos se prevé que a mediados de junio, FGV pueda adjudicar la redacción del mismo.