Valenciaport adelanta 10 millones de euros para facilitar la liquidez de sus proveedores y compensar la caída de actividad de las empresas portuarias

A fecha de 12 de abril, la APV ha abonado 7,33 millones de euros a sus proveedores de los puertos de Gandia, Sagunto y Valencia.

Valenciaport ha adelantado también 2,64 millones de euros en bonificaciones pendientes de 2019 a sus clientes.

Se prevé que las medidas impulsadas por la APV para paliar los efectos económicos del COVID-19 permitirán al tejido empresarial portuario disponer de una liquidez por valor de 57,2 millones de euros en 2020

València, 13 de mayo de 2020.– La Autoridad Portuaria de Valencia (APV) ha abonado alrededor de 10 millones de euros en concepto de medidas urgentes y compensatorias para paliar los efectos económicos del COVID-19. En concreto, desde que se pusieron en marcha estas medidas, la APV ha agilizado el abono de 7,33 millones de euros a un total de 250 empresas proveedoras para facilitar liquidez a las compañías que desarrollan trabajos para los puertos de Gandia, Sagunto y Valencia.

En total, la APV prevé que durante 2020 adelantará pagos a sus proveedores por valor de 51 millones de euros. El objetivo de esta iniciativa es realizar pagos semanales hasta que finalice el Estado de Alarma con el fin de minimizar las dificultades de tesorería que pudieran tener los proveedores o prestadores de servicios de la APV. Esta medida, que fue implantada el pasado 19 de marzo, ha obligado a Valenciaport a establecer mecanismos internos para tramitar las facturas con la mayor celeridad.

Asimismo, hasta la fecha, la APV también ha adelantado 2,64 millones de euros en bonificaciones pendientes de 2019 a sus clientes y ha implantado la reducción de tasas derivada del Real Decreto-ley de 21 de abril de 2020 que supondrá una disminución de tasas para este ejercicio por un importe de 6,2 millones de euros. Para el cálculo del impacto en la rebaja de tasas, la APV ha tenido en cuenta la afección a la tasa del buque T-1, a la tasa de ocupación, al ajuste por incumplimiento del límite mínimo de la tasa de actividad y a las penalizaciones por tráficos mínimos.

En total, se prevé que todas estas medidas impulsadas por la APV para paliar los efectos económicos del COVID-19 permitirán al tejido empresarial portuario disponer de una liquidez por valor de 57,2 millones de euros en 2020.